Puerto Cabello: ¡Un destino lleno de historias, misterios y encanto!

Conocida como “La ciudad Cordial de Venezuela”, Puerto Cabello es una de las ciudades portuarias y turísticas más importantes de nuestro país. Dentro de esta maravillosa ciudad se oculta no sólo grandes bellezas marítimas que puedes visitar y disfrutar sino también una rica historia llena de interés para aquellas personas curiosas que buscan expandir sus conocimientos de este hermoso país.

Entre las historias más sorprendentes que oculta la fascinante ciudad de Puerto Cabello se encuentra la historia del “Sesostris”, un barco cuyos restos reposan dentro de las tranquilas aguas de Isla Larga y que frecuentemente es visitado tanto por los turistas como por los practicantes del buceo sin tener una noción clara o exacta de lo que fue este barco, en esta oportunidad te contaremos la historia detrás de lo que alguna vez fue llamado “el barco orgullo de la marina mercante alemana”.

Puerto Cabello Vista panoramica
Vista espectacular de la ciudad de Puerto Cabello

Puerto Cabello, la Segunda Guerra Mundial y el Sesostris

Para finales de los años 1930, Venezuela se había convertido en un país  donde miles de europeos llegaban para huir de los horrores que la Alemania Nazi y la Italia Fascista habían sembrado y provocado dentro del continente europeo. Muchos de estos emigrantes llegaban a Puerto Cabello y para finales de 1938 y principios de 1939, la ciudad se había convertido en una gran metrópolis comparable solamente con la ciudad de Caracas.

De hecho, por aquellos años se decía que era más fácil viajar desde Puerto Cabello hacia Europa que desde Puerto Cabello hacia Caracas debido a la gran cantidad de barcos mercantes europeos que llegaban todos los días a la ciudad portuaria ubicada al norte de Carabobo. Entre los miles de barcos mercantes europeos que llegaban se encontraba el Sesostris.

El Sesostris fue desde sus inicios uno de los barcos mercantes emblemáticos del comercio alemán ya que trasladaba una gran cantidad de bienes desde el Mar Caribe hasta Alemania en tiempo record, siendo Puerto Cabello uno de sus destinos frecuentes. Este flujo de intercambio de bienes fue interrumpido drásticamente cuando, en septiembre de 1939, Alemania invade Polonia provocando el inicio de la Segunda Guerra Mundial.

Aunque Venezuela no llegó a participar activamente dentro del conflicto mundial, si mantuvo una política exterior firme en contra de las potencias del Eje, siendo así uno de los primeros países de América en romper relaciones políticas y económicas con Alemania, Italia y Japón. Esta ruptura de relaciones sorprendió a muchos barcos mercantes italianos y alemanes (entre esos el Sesostris) ya que en ese momento se encontraban en las costas de Venezuela y por lo tanto tuvieron que quedarse dentro de las aguas de Puerto Cabello hasta nuevo aviso.

Malecón de Puerto Cabello: un símbolo de la ciudad

 El incendio del Sesostris

La espera duró desde navidades de 1940 hasta marzo de 1941, cuando los capitanes de los barcos mercantes italianos y alemanes fueron notificados de que debían destruir sus naves debido a una información interceptada por radio de que Estados Unidos en conjunto con fuerzas policiales venezolanas iban a requisar, confiscar y entregar los bienes dentro de los barcos a los Aliados para su lucha contra Alemania e Italia.

Los capitanes y la tripulación de los barcos alemanes e italianas que reposaban en Puerto Cabello no dudaron dos veces y empezaron a incendiar sus propias naves con el objetivo de que el fuego los destruyera. El Sesostris, que para ese momento tenía dentro de sus bodegas grandes cantidades de barriles de petróleo venezolano listos para ser transportados a Alemania, fue el que más fuego llevó y sus llamas inundaron el cielo nocturno de la ciudad como nunca antes se había visto.

Quienes presenciaron este suceso decían que las llamas eran tan fuertes que  se podía sentir el calor del fuego a 3 kilómetros de distancia. Después de lo sucedido, los tripulantes y sus capitanes fueron arrestados por la policía venezolana y no fueron liberados hasta el año 1945 cuando la guerra finalizó.

Sesostris en Puerto Cabello
El Sesostris después del incendio

Después del incendio

Los barcos incendiados aún permanecían encallados dentro del puerto de Puerto Cabello. Aunque algunos fueron examinados y reparados para su posterior uso en la década de 1950, no fue el caso para el Sesostris que fue severamente dañado y sin posibilidad de recuperación para un uso posterior.

Este barco permaneció en su sitio hasta mediados de 1945 cuando en aquel entonces presidente Isaías Medina Angarita dio la orden de transportar y encallar los restos del Sesostris fuera de la zona de Puerto Cabello. Fue así que el Sesostris fue arrastrado y encallado en las aguas tranquilas de una isla pequeña que en un futuro sería conocida como Isla Larga.

El Sesostris ha permanecido desde entonces dentro de las aguas de Isla Larga y a lo largo de los años se ha convertido en un gran refugio para diversos animales marinos que viven en el lugar, así como también es el lugar idóneo para la práctica de buceo en toda Venezuela y sus restos siguen siendo visible para todas aquellas personas que visitan Isla Larga.

El Sesostris reposando en las aguas de Isla Larga. Foto cortesía de Kingdompro

¿Conocías esta historia de Puerto Cabello? ¡Ven y descúbrela!

Venezuela es un país que está rodeado de fascinantes relatos en todo su territorio y en navicu.com nos enorgullecemos de mostrar estas historias a los aventureros y Fanáticos del mar como tú. Puerto Cabello guarda mucho más sorpresas y puedes descubrirlas con nosotros con nuestras opciones de hospedaje dentro de esta hermosa ciudad ingresando a navicu.com. ¡Mejores opciones para un mejor viaje!

4 opciones imperdibles para recorrer Venezuela con #OrgulloLGBTIQ+