Especial de Halloween Parte II: Mitos y Leyendas de horror venezolanas

Venezuela es sin duda un país con muchos mitos y leyendas en todo su territorio nacional. Desde los espantos que asustan a los más incautos, hombres que hicieron pactos con el mismo diablo hasta leyendas de almas en pena que vagan por las calles de los pueblos más recónditos podrás encontrar en diversidad de destinos del país. 

En esta segunda entrega del especial de Halloween, la familia de navicu.com te trae 7 leyendas de horror venezolanas que helarán la sangre con sólo leerlas. Atormentados, solos y dejando el plano humano para convertirse en monstruos o seres fantasmales que torturan a los vivos, encontrarás en esta selección terroríficas leyendas que te espantarán y te harán pasar un Halloween totalmente diferente. ¡Comencemos!  

Sonidos espectrales del encadenado de Michelena 

Comenzamos este recuento con una de las leyendas de terror venezolanas más terroríficas de la región andina: el encadenado de Michelena. Un ser espectral que hostiga a quienes se acercan al cementerio del pueblo en horas de la madrugada con sonidos de tormento y gritos fantasmagóricos que resonarán tus tímpanos por el resto de tu vida. 

Esta leyenda habla de la historia de un joven llamado José que pese a tener novia, andaba de mujeriego por todo el pueblo de Michelena, teniendo miles de amoríos dentro del poblado. El padre de la novia, cansado de la actitud de José, decidió darle una golpiza que lo llevó a la muerte.

Como no tuvo una adecuada sepultura, el espectro vaga por el pueblo con las cadenas del infierno en sus manos y pies como castigo por su actitud, espantando a todas las personas que se acerquen a su lugar de muerte. Los lugareños cuentan que el sonido de las cadenas y los gritos de espanto son mucho más intensos en los días cercanos de su muerte. 

leyendas de horror venezolanas encadenado de michelena
Leyendas de horror venezolanas: encadenado de michelena

El susto de muerte de la novia de La Guaira 

En la carretera vieja Caracas-La Guaira existe un espectro que ha sido el culpable de numerosas muertes: la novia de La Guaira. 

Cuenta la leyenda que en la década de los 50, una joven hermosa iba a casarse con un poderoso empresario en la ciudad de Caracas. Durante la travesía dentro de la carretera vieja, el conductor estaba en estado de ebriedad avanzada y en una de las muchas curvas se quedó dormido, provocando de esta manera un accidente que les cobró la vida.

Quienes han pasado por la noche en la carretera vieja afirman ver el espectro de una mujer vestida de novia que pide la cola hasta la ciudad de Caracas. Si aceptas dar la cola, en algún punto de la carretera te dirá que “ahí fue donde morí” dándote un buen susto que, en muchos casos, desencadenará en un fatal accidente. 

leyendas de horror venezolanas la llorona
leyendas de horror venezolanas: la novia de La Guaira

Leyendas de horror venezolanas: La horrible Dientona 

En las calles de El Tocuyo, estado Lara se habla de un espectro terrorífico que vaga por las calles de noche en busca de hombres mujeriegos: la Dientona. 

De aspecto de una hermosa mujer y voz sumamente encantadora, esta entidad demoníaca atrae a todas las personas que se cruzan en su camino, sintiendo especial atracción a los hombres parranderos y mujeriegos. La forma más común que tiene este demonio para engatusar a sus víctimas es invitarlos a acompañarlos a su casa, cerca del cementerio municipal. 

Si los inocentes caen, la Dientona muestra su aspecto aterrador: una cara podrida en vida, ojos con rendijas parecidos a las serpientes y una gran fila de afilados dientes. Las víctimas por lo general no sobreviven a su encuentro, teniendo marcas de mordeduras y sin ninguna gota de sangre en sus cuerpos. 

Leyendas de horror venezolanas dientona
Leyendas de horror venezolanas: Dientona

Leyendas de horror venezolanas: Los terribles llantos de la Llorona 

La Llorona es uno de los espíritus malignos más famosos de Venezuela debido a sus terribles sollozos que desgarran la tranquilidad de la noche de los llanos. 

La leyenda narra de una bella mujer que tuvo amores con un soldado durante la guerra de la independencia y fruto de ese amorío quedó embarazada. Poco después de dar luz al niño, el soldado abandonó a la mujer y en una noche, desesperada por los lloriqueos interminables del bebé, lo ahogó en un río cercano a su casa. Cuando la mujer se dio cuenta de lo que hizo, comenzó a gritar y a llorar con todas sus fuerzas, atrayendo la atención del pueblo. 

Cuando los habitantes del pueblo se dieron cuenta de lo que hizo la mujer, la maldijeron por los siglos de los siglos. Quienes la han visto a menudo la describen como una mujer alta, de tez blanca, vestida con túnicas negras y con la cara demacrada. Además de su distinguido llanto infernal, algunas versiones le agregan lágrimas de sangre que corre por su cara. 

Leyendas de horror venezolanas: La Llorona

El Hachador Perdido 

Famoso en los llanos del estado Portuguesa, el Hachador Perdido es un ente maligno que suele aparecer por las noches en los caminos solitarios entre Guanare y San Fernando de Ospino, siendo sus apariciones más frecuentes sobre todo en Semana Santa. 

Cuenta la leyenda de terror que una noche de Viernes Santo, a un leñador se le ocurrió la idea de crear su propia urna. Para realizar dicha tarea, el leñador fue a las montañas de los llanos para cortar toda la madera necesaria, en algún punto durante su travesía de regreso a su casa una tara (una mariposa negra) se le posó en la mano, augurando de esa manera su muerte. No se sabe muy bien si el leñador mató a la tara o bien lo espantó, lo que sí se sabe es que al día siguiente fue encontrado muerto producto de una picadura de serpiente. 

Por haber ignorado la advertencia de muerte y por crear una urna un Viernes Santo, Dios castigó al leñador para que vagara por la tierra el resto de la eternidad. Su presencia acecha a los cazadores y leñadores y mata a los inocentes para arrastrar su cuerpo a la urna que creó que, se dice, es un pasaje directo al infierno. 

Leyendas de horror venezolanas: Hachador Perdido
Leyendas de horror venezolanas: Hachador Perdido

El trato con el diablo de Juan Machete 

Originario de los llanos entre Apure y Barinas, esta es una de las leyendas de terror venezolanas más escuchadas dentro de esta parte del país. Se trata de la historia de Juan Francisco Ortiz, más conocido como Juan Machete, y su trato faustiano con Lucifer. 

A cambio de su alma, el diablo le concedió no sólo una hacienda fructífera y una enorme cantidad de cabezas de ganado sino además caballos, alcohol interminable, objetos hechos de oro, entre otras cosas. Convirtiéndose así en el hombre más rico de toda la región de los llanos. 

Antes de morir, Juan Machete enterró todas sus riquezas en alguna parte de la sabana. Se dice que su espíritu aún vaga por todo el llano, amenazando a los imprudentes que se acercan para robarle su oro. Como dato curioso, miles han intentado desenterrar el tesoro pero huyen despavoridos al ver el ánima con su machete en mano y vomitando fuego. 

Leyendas de horror venezolanas: Juan Machete

Leyendas de horror venezolanas: Las ánimas de Guasare

En 1912 hubo una sequía tan larga que provocó una terrible hambruna que obligó a los habitantes de diferentes sitios de la Península de Paraguaná a trasladarse a pie hasta la ciudad de Coro. 

Durante la travesía de varios días por los médanos, miles de personas cayeron muertas producto del hambre, la sed y la fatiga, por lo que sus cuerpos fueron abandonados en la arena sin hacerle la debida sepultura cristiana. 

Estas ánimas a menudo aparecen en la carretera que atraviesa los Médanos de Coro sobre todo en altas horas de la noche. Las personas que han atravesado la vía por esas horas a menudo escuchan quejidos de niños hambrientos, súplicas de madres para revivir a sus bebés moribundos y hombres raquíticos suplicando por comida o agua. 

Leyendas de horror venezolanas: las ánimas de Guasare

  

Trujillo: TOP 5 Lugares turísticos que debes visitar este 2020